Misteriosa Oscuridad

Una noche lúgubre

para explorar el misterio del rumor nocturno

Varios aullidos emergen, produciendo acelerar los latidos

de un cuerpo casi inerte, envuelto en escalofríos.

Una luna casi oculta, tras neblinas parlantes

que susurran al compás del viento: – eres mío, eres mío…

Se sumerge ese cuerpo en aquella oscuridad perturbante

Su piel aún no se repone de los espasmos producidos

por aquellas voces, por aquellos zumbidos

Pero decide seguir adelante y retar el desafío

de penetrar en la oscuridad,

que promete terror

 que promete delirio.

Un murmullo en su oído le hace detener,

voltea, no hay nada que ver

solo árboles y camino,

una carretera distante, ya perdida en la oscuridad,

un caminar incesante por llegar a la luz,

una ciudad lejana que promete ayuda;

y él, sin combustible, sin batería,

una jugarreta amarga de la vida.

De repente alguien se aproxima

¿para bien o para mal?

sin saber que expresión tomar: terror o alegría…

– ¿Oiga a dónde va? ¿Conoce este lugar?

Pero él casi enmudecido, titubea al contestar

– Necesito ayuda, ¿Ud. Podrá…?

Pero esa figura que no lograba divisar, rompió en risa

retumbando el lugar,

abofeteándolo sin cesar,

cayendo en cuclillas

Y ocultando sus oídos, para calmar aquel sonido brutal

rompió a llorar, a lamentar

implorando con los ojos cerrados

aquella risa ignorar.

Hasta que el silencio invadió nuevamente alrededor

Abrió los ojos y vio una luz

corrió hasta ella

hasta alcanzar la claridad,

ya sin aliento, ya sin hablar

se detuvo jadeante, con un latir retumbante

exclamando al voltear:

-¡¿Es tu venganza oscuridad, por burlar tus sigilos?!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s