Crónicas De Una Loca Cordura: El Mar

Pasó por mi cuerpo como una brisa fugaz, y volteé a ver su luz que achicó mis ojos,

me halaba el cabello el viento, intimidando mi mirada haciéndola entrecerrar… otra vez y otra vez.

Sonreí al estremecerse mi cuerpo, porque ese escalofrió rememoró mi infancia, allí sentada en la arena viendo llegar el amanecer, oliendo la sal tan fuerte y sutil a la vez, mezclada con la brisa.

Un sonido al fondo, en el mar se divisa una barca que irrumpe el hablar de las olas… me hablaban, me decían frases indescifrables, se oían como estrepitosos soplidos, pero sutiles a mi alma, dóciles a mi espíritu.

El mar profundo me llama, a compartir su lúgubre secreto, hermoso, pero misterioso, digno de exploración.

Concédeme tus intimidades, que desconocidas son para mí, embelesas mis sentidos, provocando una extraña hipnosis, que me invita a sumergirme, más y más…

Y continúa mi expedición sumisa ante tu majestuosidad, hasta que interrumpida se ve mi osadía, mordiendo mis pies un pececillo me despertaba…

2 comentarios en “Crónicas De Una Loca Cordura: El Mar

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s