Remembranzas Gastadas

Cada día la misma hora,

cada día acostada en mi cama,

recordando, evocando,

mitigando el entusiasmo por el nuevo día,

hasta que me levanto… la rutina.

El pasado se convierte en un efímero pero persistente recuerdo,

ya no quiero pensar en cómo era antes, me entristece no serlo.

Inconformidad existe a cada rato, sin darme cuenta que debo agradecer:

cada microgramo de aire que respiro,

cada microgramo de aire que exhalo.

El horizonte se torna cada vez más violento,

quiero pensar que no es cierto,

que la realidad es superficial,  quisiera llegar más allá…

pero me siento cansada,

a veces logro algo de aliento,

pero me detengo,

a veces me tomo un tiempo para reflexionar que sí puedo…

pero me detengo.

El tiempo pasa, mis años pasan, mi vida pasa,

no quiero dejarte ir juventud,

no quiero dejarte ir a tu suerte,

no quiero huir, no quiero sucumbir,

en lo incierto, en lo automático, en lo rutinario.

Vamos espíritu, eres joven,

dame fuerzas que yo puedo.

Vamos espíritu levántate,

despierta que aún no es tarde,

no más recuerdos irrecordables,

vive del presente, vive el mañana.

El tiempo se gasta, la vida se gasta…

gasta entonces los recuerdos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s